La pedagogía

El proyecto pedagógico de Ambiente para crecer. Espacio Montessori se construye a partir de los siguientes elementos:

Ambiente preparado

Un aula Montessori es un ambiente preparado para el aprendizaje, es el concepto que María Montessori creó en relación al diseño del espacio, con el fin de facilitar la maximización de aprendizaje y exploración independientes llevados a cabo por el niño, a través de esta disposición y estructuración de materiales, que invitan a la realización de distintas actividades. Cuenta con un juego completo de material educativo específico y con la presencia de educadores; formados en esta pedagogía. Esto posibilita que el niño trabaje de forma autónoma.

Un salón Montessori es un espacio de vida para los niños. Todo el mobiliario es al tamaño de los niños y todos los materiales están construidos a una escala adecuada a las dimensiones físicas del cuerpo de un niño/a. El espacio condiciona la experiencia, por eso está meticulosamente diseñado, cuidando hasta el mínimo detalle. Los materiales naturales, la luz, el orden y el tono de voz empleado son aspectos que contribuyen a la creación de una atmósfera serena, esencial para generar la confianza y aceptación necesarias para el desarrollo intelectual, moral, social y emocional de los niños.

Proceso de aprendizaje

El niño aprende a través de la interacción con el ambiente preparado. Experimenta, toma decisiones, aprende del error, siente la alegría de los descubrimientos personales y el deseo de repetir experiencias significativas.

El maestro Montessori, durante su formación, debe cubrir gran cantidad de horas de observación a niños. Esto se debe a que su papel dentro del aula es indirecto: prepara el entorno en base a estas observaciones, detecta el momento de aprendizaje del niño y le ayuda a desarrollar su máximo potencial ofreciéndole actividades adecuadas a sus necesidades estimulando su deseo natural de aprender.

Currículo Integrado

La pedagogía Montessori trabaja con un currículo integrado e interactivo. Esto quiere decir que conecta las distintas áreas de conocimiento de manera interdisciplinar, aportando una visión global, en lugar de ofrecerlas como asignaturas aisladas.

Este currículo se construye a partir de las necesidades físicas y psicológicas de los niños en cada etapa y cubre los objetivos del programa oficial. Las actividades propuestas ofrecen experiencias que ayudan al desarrollo, al mismo tiempo que proporcionan una gran riqueza en contenidos.

Aprendizaje de la segunda lengua

El inglés forma parte de la vida cotidiana del colegio. La presencia permanente de un adulto con un excelente nivel de inglés en las aulas y la integración de la lengua inglesa en todas las tareas y rutinas diarias, favorece que ésta se aprenda de forma natural. La asimilación de la segunda lengua se enriquece también a través de diversas actividades adaptadas a cada etapa formativa, que intensifican y expanden la inmersión lingüística para lograr mayor fluidez en la expresión oral.

El contacto con la naturaleza

El centro dispone de un entorno natural, lo que aumenta las posibilidades del espacio educativo. Los niños experimentan con la tierra, las plantas o el agua y realizan actividades como cultivar el huerto o plantar flores y hierbas aromáticas, o pequeños árboles.

Además, el centro reserva un tiempo para salir al exterior, visitamos varios parques que tenemos alrededor, ampliando la zona verde común, escenario de la actividad física y los juegos con los compañeros.

El contacto con la naturaleza

El centro dispone de un entorno natural, lo que aumenta las posibilidades del espacio educativo. Los niños experimentan con la tierra, las plantas o el agua y realizan actividades como cultivar el huerto o plantar flores y hierbas aromáticas, o pequeños árboles.

Además, el centro reserva un tiempo para salir al exterior, visitamos varios parques que tenemos alrededor, ampliando la zona verde común, escenario de la actividad física y los juegos con los compañeros.